jueves, 23 de octubre de 2014

INDIGNANTE el cambio realizado en el nuevo Diccionario de la R.A.E. en el significado de "autista"




Como os hemos venido informando desde hace ya tiempo, gracias a una iniciativa de Inma Cardona, socia de Aspau, y luego apoyado desde el grupo "Acciones Contra los Mitos del Autismo", del que Aspau formaba parte, se inició una acción para cambiar la acepción de "autismo". Y se consiguió, se quitaron los puntos 2 y 3 por obsoletos y no estar acorde con la realidad. Aquí os informamos en su dia:

Hoy hemos consultado el cambio realizado a la palabra autismo y han cumplido con lo acordado
 HASTA AQUÍ TODO BIEN, PERO....
 Pero la sorpresa e indignación han sido al ver el nuevo significado de "autista". Hasta ahora era "Dicho de una persona: Afecta de autismo"
 Y en la nueva edición han añadido su sentido más peyorativo y que forma parte de los mitos que tanto insistimos en combatir y hacer desaparecer, primero al cambiar "afecta" por "padecer", dejándolo al nivel de enfermedad, y lo peor, así queda el nuevo punto 3:
"Persona encerrada en su mundo, conscientemente alejada de la realidad"
Nos preguntamos cómo demonios es posible que se haya hecho este cambio sin ningún aviso previo cuando sí que nos comunicaron el cambio de “autismo” y no de "autista", sin ninguna puesta en común, siendo entonces que ha quedado peor la definición de la que hasta ahora había, que era lo que demandábamos que se retirara.
También nos preguntamos: ¿Cómo es posible que la definición actual de “autista” que en teoría es persona con autismo  no tenga nada que ver con la nueva definición de “autismo”? ¿Por qué la Academia ha incurrido en esta contradicción?
¿Cómo es posible que el diccionario se contradiga afirmando “conscientemente alejado de la realidad”? ¿es consciente? ¿Cómo es posible que ahora en vez de estar afectada lo “padece”? como se puede padecer algo que no es una enfermedad? ¿Acaso la Academia no sabe que todas las guías de buenas prácticas y buen estilo recomiendan evitar la palabra “padecer” en cualquier tipo de discapacidad?
¿Cuándo la Academia da por hecho que la persona con autismo está “conscientemente alejada de la realidad”, qué quiere decir con ello exactamente? ¿Acaso sigue algunas teorías de corte psicoanalista que mantienen que el autismo es una reacción a las madres frías y distantes (madres nevera) y como consecuencia de esto los niños se encierran conscientemente en sí mismos? (teorías desmentidas por la comunidad científica internacional y calificadas como "uno de los peores errores en el tratamiento del Autismo" por el Instituto de Salud Carlos III, asesor del Gobierno de España en materia de Autismo) ¿O peor aún, es una forma figurada de hablar para poder referirse así a toda persona (político, periodista, sindicalista, etc) que no hace caso a los demás, admitiendo esta deplorable y denigrante práctica?
Bien, pues habrá que ir pensando en iniciar una nueva campaña para que vuelvan a cambiar la acepción de "autista" y de paso conseguir que quiten el punto 1 de "autismo" que dejaron, pues tampoco es acertado. Desde hoy los periodistas, políticos y demás, tienen carta blanca para utilizar "autista" como insulto, escudándose en el significado que le otorga el nuevo diccionario de la R.A.E.
Un revés inesperado después de todos los esfuerzos puestos en lograr el cambio, simplemente, devastador…
ULTIMA HORA. La RAE nos contesta por twitter y confirma nuestros temores más profundos. Abre el paso a usar como metáfora "autista" para usarlo de forma peyorativa y como insulto por parte de periodistas, políticos, y la sociedad en general, dejando la coartada perfecta a su mal uso a profesionales de la comunicación y a todo el mundo en general.

Nos resulta sorprendente esta respuesta, puesto que cuando un vocablo se usa como metáfora, según las normas de la R.A.E. al principio de la definición se añade "fig." (de figurado) y como se puede leer, las dos definiciones empiezan igual "Dícese de la persona..." sin ninguna distinción ni señalamiento de que sea metáfora.


 

1 Comment:

Davizan DePucela said...

El castellano fue un idioma de cultos y eruditos. Gracias a iniciativas como esta, auspiciadas por quien sabe que mentes pensantes, se ha ido reduciendo su calidad. Estas son las tempestades que se recogen de los vientos sembrados al venir menospreciando la educación desde hace más de 20 años, de ser modernos sin saber ni querer distinguir entre educación y "educancia". Bravo por quien antepone la zafiedad al rigor. Así es como se defiende la herencia lingüística de siglos recibida.
Yo personalmente no pienso seguir las nuevas pautas de denominación conceptual que propone la RAE ni en mi trabajo diario ni en mis relaciones interprofesionales.

Un saludo y todo mi apoyo.

David Gallego González
Logopeda